SCOUTS DE VILLA DEL REY ENTRENAN JUGANDO

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Era su segunda ocasión junto con ‘La manada’ y ya la habían elegido líder por ese día. Mientras su mamá, Gabriela Salinas, llenaba su ficha de ingreso, ella atendía la lectura con la que iniciaron la jornada.

Alejandra, de 8 años, reside en Coral y desde el sábado pasado forma parte de los scouts de Villa del Rey, una agrupación que se formó hace más de dos años con residentes de la etapa Reina Beatriz, y que desde hace unas semanas incluyó a niños y adolescentes de otras urbanizaciones. Tiene miembros que vienen de La Joya, e incluso de Mucho Lote.

La idea de formar un grupo scout para los niños de este sector de La Aurora (parroquia satélite de Daule) fue de Elvis Nicola, un joven scouter que conoció de esta asociación cuando tenía 15 años, en Durán, y se unió al grupo 20 Charter House. Hoy, once años después, casado y residiendo en Villa del Rey, decidió continuar con niños y jóvenes del sector.

Su esposa, Lissete López, comparte esta afición y es otra de las guías, que junto con Byron Jordán y Diana Rivas, dedican parte de su día a día para organizar las actividades que ejecutarán cada sábado.

El objetivo es sencillo: tener una actividad que distraiga la mente de los chicos y los haga enfocarse en cosas productivas. Trabajo en equipo, esfuerzo, perseverancia, disciplina son algunos de los valores que adquieren.

Y es precisamente la disciplina lo que más les gusta a los padres de familia que permiten a sus hijos asistir a las prácticas. «Me sorprendió que mi hija Alejandra se haya adaptado, y me pidiera volver, porque a ella no le gusta seguir órdenes, se aburre, pero aquí veo que está contenta participando», comentó Gabriela Salinas.

El último sábado los chicos, unos 30 separados en tres grupos, por edades, ejecutaron varias actividades. Los de la ‘Manada’ (niños de 7 a 11 años) estuvieron repasando la oración. «No a un Dios, pero sí a un creador», enfatizó Nicola, y aclaró que no se requiere participar de un credo o religión para pertenecer a los Scouts.

Los chicos más grandecitos, de 12 a 15 años, de la ‘Tropa’, en cambio, estuvieron practicando formación y respuestas, luego participaron de un juego de carreras y dinámicas. » La base de nuestras prácticas es esa, como son niños buscamos maneras de llegar con actividades que sean divertidas», dijo Nicola.

En tanto que los jóvenes de entre 16 y 21 años, del ‘Clan’, organizaron una competencia: debían elaborar un ‘auto romano’ y llevar en él a un compañero.

«Haremos una carrera. Debemos conseguir palos y ramas y armar el auto romano, como nos resulte mejor, con tres o cuatro maderos, ahí subiremos a un compañero y corremos cargándolo», explicó Carlos Morán, para quien cada semana con el grupo es una aventura, aprendizaje, explora su creatividad y el compañerismo.

 

MEDIO: EXPRESO
FECHA: 21-02-17

Más contenido

Dejar un comentario